Vendas frías: el tratamiento ideal para mejorar tu silueta

Vendas frías: el tratamiento ideal para mejorar tu silueta
En esta entrada de nuestro blog venimos a hablarte de un tratamiento descongestivo, natural y relajante que aprovecha el metabolismo de nuestro cuerpo para lograr la hidratación, reafirmación y humectación de la piel.
Las vendas frías una buena opción para tratar posibles inflamaciones de la piel, puesto que  activan la circulación mejorando el flujo sanguíneo y el sistema linfático.Las vendas frías producen una sensación inmediata de alivio a la vez que combaten la hinchazón y la fatiga. Destacan por su capacidad de reducir celulitis y estrías, debido al estímulo que el efecto frío y los activos naturales producen sobre el metabolismo celular, acelerando el proceso de quemado de grasas.

 

¿De qué manera se aplican las vendas frías?

Anteriormente las vendas se empapaban de líquido y después se aplicaban en las piernas, brazos y abdomen.

Actualmente las vendas vienen impregnadas de fábrica, esto hace que la aplicación sea mucho más sencilla.

Si estas vendas se aplican después de una sesión de cavitación u ondas de choque (más información sobre ambos tratamientos), se duplica su efectividad, puesto que con la aparatología se disuelven los acúmulos de grasa y gracias a las vendas se activa la circulación en las zonas a tratar para poder acelerar la eliminación de la grasa acumulada no deseada.

 

¿En qué época del año es más recomendable realizar este tratamiento?

Lo más recomendable es realizarlo en primavera-verano, debido a que el aumento de las temperaturas en el exterior invita a pasar frío, además de aliviar el malestar y pesadez que podemos notar en nuestras piernas debido al calor tan sofocante.

 

¿Cuáles son resultados tras la aplicación del tratamiento?

La grasa acumulada se elimina a través del riego sanguíneo. Como resultado vemos que en pocas sesiones la celulitis se reduce notablemente.  

Los tejidos se reafirman ya que la piel se contrae debido al frío y la musculatura de la zona tratada se ve mucho más tonificada.

Notaremos como se reduce el volumen de las partes del cuerpo en las que hemos aplicado el tratamiento, pues al deshacernos del tejido adiposo y al consumir nuestro cuerpo calorías para recuperar la temperatura ideal, perdemos peso.

Los tobillos inflamados, las piernas hinchadas o los edemas desaparecen debido a la acción antiinflamatoria del frío.

Además, también consigue eliminar toxinas, por lo que nuestra piel se verá mucho más luminosa y joven.

Finalmente nuestro metabolismo se acelera; como consecuente, se acelera el consumo de calorías. Este efecto se produce durante y después del tratamiento, lo que hace que se quemen calorías horas después de su aplicación.

 

*Para más información, puedes echar un vistazo a este artículo de nuestro blog.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad