Estamos a primeros de año y quién más y quién menos ha ganado algún kilo estas Navidades. En enero es cuando empiezan a proliferar las “dietas milagro” y la gente que se apunta a los gimnasios.

En este artículo vamos a mencionar algunos hábitos de vida saludables que todos deberíamos seguir y no solamente cuando queremos perder peso.

1. Comer alimentos variados.  Al día necesitamos más de cuarenta nutrientes diferentes. Si no queremos poner en peligro nuestra salud, tendremos que darle a nuestro organismo lo que necesita de manera equilibrada.

2. Hidratos de carbono, no los elimines. Mucha gente decide eliminar los hidratos de su dieta para evitar engordar. Sin embargo, para mantener nuestro organismo, necesitamos más del 60% de estos en nuestra dieta.

3. Muchas frutas y verduras. Los expertos recomiendan comer al menos cinco raciones al día. Podremos comerlos en platos preparados o solos. Tienen muy pocas calorías y son muy sanos. 

4. Comer en raciones moderadas. El truco no está en eliminar alimentos, sino en reducir la cantidad que se come. Si además comemos menos pero más veces, reduciremos la sensación de hambre que provocas los “atracones” de comida cuando llega la hora de comer o cenar.

5. Saltarse comidas no funciona. Aunque eliminemos una de las comidas diarias, como el desayuno, al final tendremos un efecto “rebote”. Llegaremos a la hora de la comida con mucha más hambre.

6. Bebe muchos líquidos. Hidratarse es esencial, los adultos necesitamos al menos litro y medio de líquidos al día.

7. No a la comida frita. Sustituye los fritos y empanados por  comida a la plancha o al vapor. 

8. Evita la comida precocinada. Normalmente este tipo de alimentos lleva más azúcares y grasas que los que cocinamos en casa. Aunque nos tome más tiempo cocinar nosotros mismos, podremos medir las cantidades que echamos.

9. Ten hábitos de vida saludables y evita el sedentarismo. Haz deporte y tómate la pérdida de peso con calma para evitar consecuencias negativas en tu salud y el efecto “rebote” de muchas de las dietas “milagro”. Y si decides hacer una dieta, cuenta siempre con el consejo y seguimiento de profesionales.

10. No te obsesiones. La mayoría de las dietas las abandonamos porque al principio la restricción que hacemos de los alimentos es tal que nos terminamos aburriendo de comer lo mismo o notamos más cansancio, irritabilidad, etc. por la falta de nutrientes. Y es que existen varios tipos de dietas, algunas de ellas más conocidas y otras nuevas que han surgido prometiendo el peso ideal en muy poco tiempo. Vamos a verlo a continuación.

Dietas basadas solamente en un tipo de comida

Como  podrían ser la dieta del té, la de la manzana o la dieta de la alcachofa. Se trata de monodietas que proponen ingerir un solo alimento en diferentes platos a lo largo del día. Con esto promovemos un muy bajo consumo de calorías. 

Estas dietas, aunque parezcan milagrosas, representan riesgos, ya que dejamos de lado nutrientes esenciales como lo son las grasas poliinsaturadas o los aminoácidos.   

Dietas hiperproteicas y cetogénicas

En estas dietas, los hidratos quedan reducidos a menos de un diez por ciento de las calorías diarias. Se erradican alimentos como los cereales, legumbres, frutas y verduras. 

Entre las dietas cetogénicas (o sea las que te permiten perder grasa sin perder masa muscular) encontramos PronoKal. También podremos mencionar el método Essential Diet basado en una dieta proteinada.

Es importante que sepas que este tipo de dietas debe estar supervisionada por profesionales ya que perdemos mucho peso en muy poco tiempo.

Dietas basadas en sustitutivos

Se han convertido en un gran negocio para los creadores de los productos sustitutivos de comida. Encontraremos así diferentes productos como batidos, barritas, infusiones o zumos. El truco está en que son el reemplazo de una comida completa y estimulan la saciedad, con la gran cantidad de proteínas que poseen. 

En este tipo de dietas podremos usar reemplazos de comida real; por ejemplo, una barrita de 200 Kcal se puede sustituir por una lata de atún y una ensalada de lechuga.

*Te dejamos un artículo sobre el cuidado de la piel que pensamos podría interesarte: Diez reglas para el cuidado de tu piel.