A nivel de tratamientos estéticos, son muchas las opciones que tenemos ante nosotros y que tienen como objetivo mejorar la imagen que desprende nuestro cuerpo. Dependiendo de las necesidades con las que contemos, podemos decantarnos por uno u otro tipo de tratamiento. 

No en vano, si hay un tratamiento que se ha convertido en uno de los más populares es, sin duda, la infiltración de mesoterapia facial y corporal. Una de las técnicas más utilizadas Por parte de la comunidad médica. A continuación, algunas de las principales características que podemos encontrarnos.

 

Mesoterapia, en qué consiste

La mesoterapia consiste en al infiltración de múltiples microinyecciones de carácter muy superficial en las zonas en las que decidimos de nuestro cuerpo. Existen una gran cantidad de inyecciones que poder utilizar, siendo las más comunes las de vitaminas, minerales o aminoácidos.  

Inicialmente, su uso estaba reservada exclusivamente a fines medicinales. No obstante, Sus resultados pronto lo posicionaron en el campo de la medicina estética, tanto a nivel facial como corporal. 

Mediante la inyección de este tipo de sustancias se persigue un objetivo muy claro: combatir los problemas relacionados con determinadas situaciones cotidianas, como puede ser la celulitis, la grasa localizada, las arrugas o lo relacionado con la flacidez. 

 

¿Cuál es la sustancia que se inyecta?

Como en cualquier otro aspecto a la medicina, la realidad es que no existe una sustancia mejor que otra. No existe una norma en el momento de elegir y seleccionar las sustancias que queremos que se inyecten, su correcta elección dependerá, en gran medida, del especialista y de las diferencias zonas en las que decidamos someternos a este tratamiento. No obstante, la realidad es que no hay manera, como ya hemos comentado, de identificar una mejor opción para todo tipo de personas. 

Es importante conocer que cada inyección es aplicada de manera muy superficial, a apenas unos 3 o 4 milímetros de la capa más superficial de la piel. Además, debido al tipo de aguja que se utiliza para la correcta inyección de cada uno de los materiales, nos encontramos ante uno de los tratamientos más indoloros que existen actualmente en el escenario de la medicina estética en nuestro país. 

La duración de cada uno de estos tratamientos no suele ser superior a los quince minutos. Es importante tener en cuenta que la técnica, la experiencia o, simplemente, las determinadas pautas de cada doctor son las que se encuentran fuertemente influenciadas para determinar la duración real y el modo a perseguir. 

 

¿Cuáles son los tipos de mesoterapia que existen?

Los tipos de mesoterapia existentes son muy diversos entre sí, sin embargo, todos cumplen un denominador común: las diferencias de acuerdo a la zona trabajada en cuestión. 

 

Así, a continuación vamos a definir dos de los más populares:

  • Mesoterapia facial: Es el tipo de mesoterapia que, como su propio nombre indica, se realiza únicamente en la cara. Está pensada principalmente en la reducción de los problemas que se tratan a nivel estético que están relacionados con los problemas de hidratación, empeoramiento de la textura y luminosidad de la piel. No obstante, son otros muchos los problemas que puede corregir.
  • Mesoterapia corporal: Es el segundo de los tipos más populares de mesoterapia que se pueden llevar a cabo. En este sentido, los principales problemas que se pueden llevar a cabo son los que están relacionado con la grasa localizada y los problemas relacionados con la celulitis o la flacidez de terminadas zonas de nuestro cuerpo.