Después del verano nuestra piel se resiente, el calor hace que perdamos líquidos y con ellos sales minerales. El cloro de las piscinas, el salitre del mar y las comidas copiosas hacen que nuestra dermis se resienta. Sin contar con las manchas que a mucha gente le salen a consecuencia del sol. Con lo cual, al llegar el otoño nuestra piel ha perdido brillo, firmeza, elasticidad y, para recuperarla, lo primero que tenemos que hacer es higienizar.

 

¿Por qué lo más recomendable es realizarnos un tratamiento intensivo tras el verano?

Al igual que cuidamos de nuestro coche tras un largo viaje, nuestra piel necesita una puesta a punto. Los diferentes agentes a los que ha estado sometida durante el verano, pueden hacer que a la larga nuestro aspecto parezca mucho más envejecido de lo que debería.

Las manchas solares, la pérdida de brillo, la progresiva pérdida de firmeza y de elasticidad nos echan años encima que no tenemos. Si con el tiempo seguimos descuidando nuestra piel, puede que estos efectos sean irreversibles.

 

¿Cuál es el mejor procedimiento para higienizar nuestra piel después de verano?

1- El primer paso es exfoliar y limpiar nuestra piel. Con ello conseguiremos eliminar las células muertas, las impurezas y las rugosidades que nuestra piel pueda llegar a tener. Para ello lo más recomendable es limpiar nuestra piel a base de exfoliantes para arrastrar todas las células muertas.

2- El segundo paso es aplicar mascarillas para poder conseguir una reparación en profundidad. Una vez que hayamos eliminado todas las impurezas con la exfoliación es hora de alimentar nuestra piel a través de mascarillas de colágeno, silicio o caviar.

3- El tercer y último paso para dejar tu piel radiante como si nunca hubiese sufrido los efectos colaterales del verano, es seguir hidratando la piel. Con ello también conseguirás mantener los efectos del bronceado más tiempo.

Estos son los tres pasos fundamentales. Tanto si quieres mantener tu piel perfecta durante todo el año como si quieres darle un buen “lavado  de cara”, prueba nuestros tratamientos expresamente pensados para ello.

 

¿Dónde puedo  conseguir estos tratamientos? Y, ¿cuáles son los mejores?

En nuestras clínicas estamos especializados en el cuidado intensivo de la piel. Tenemos dos tipos de tratamientos corporales: los que se realizan manualmente con nuestros profesionales y los que se hacen a través de innovadora aparatología cosmética.

  • Entre los primeros encontraremos programas integrales corporales en los que te realizaremos un peeling, te aplicaremos una ampolla, te haremos un masaje y acabaremos con una mascarilla.
  • Si lo que quieres es simplemente realizarte una rutina de cuidado, lo mejor para ti será el Purifying.
  • Si lo que necesitas es eliminar las manchas que se te hayan podido quedar en la piel tras el verano, entonces tu tratamiento ideal es el Piel Nácar, un iluminador con diez activos blanqueantes que consigue eliminar estas manchas y además está indicado para pieles que normalmente tienen un tono apagado.
  • Para hidratar la piel en profundidad, ¿qué mejor que utilizar el poder del océano a través del plasma marino o fórmulas polivitamínicas para darle luminosidad a tu  piel?
  • O si sientes que necesitas darle un extra de defensas, ya que ha estado desprotegida durante todo este tiempo, y empiezas a ver que tu piel se está descamando, entonces pregunta por nuestro tratamiento Age Defense. Es ideal para estos casos.
  • Y, como no, los rayos uva del sol hacen que nuestra piel envejezca prematuramente. Para prevenir esto y actuando directamente en el ADN, encontrarás nuestro tratamiento Infinity.

En el segundo grupo, el de los tratamientos de aparatología, podremos encontrar los tratamientos de dermoabrasión, que dejan nuestra piel como nueva o los tratamientos de radiofrecuencia por Diatermia Onix.